jueves, 28 de mayo de 2015

Empieza con energía! #Desayunos #saludables

¿¿Cuantas veces habéis comenzado el día sin desayunar?? Millooooones de veces! Estoy segura que esa es la respuesta de muchos de vosotros, pues sabéis qué? ¡ERROR!

Será que me he acostumbrado, será que me encanta comer, pero tal cual me levanto por la mañana, solo pienso en el desayuno. Y supongo que os lo habrán dicho mil y una veces, pero...es la comida más importante del día.

Conozco mucha gente, que cuando quiere perder peso, lo primero que hace es, dejar de desayunar y cenar (algo que para mí, es totalmente impensable, soy incapaz de saltarme una comida..), y la verdad, es que el saltarte las comidas, no hace que vayas a perder peso.

Si que es cierto, que al igual que el desayuno es la comida más importante, la cena, ha de ser la más ligera del día, eso sí, importante que merendéis para no tener insomnio por hambre feroz; esto es un guiño a mi hermano, aún recuerdo de pequeños, cuando nos saltábamos la cena y luego no nos podíamos dormir porque teníamos hambre...jajajajaja! Al igual me pierdo ahora una comida.

Bueno, a lo que íbamos, el desayuno.
Es la comida más importante, eso no quiere decir, que tengas que comerte un kilo de bollería industrial, o tres trozos de churrasco, pero si buscáis recetas saludables, podéis comer y quedar bien saciados.

En el desayuno, siempre se pueden distinguir dos tipos de personas, los de salado y los de dulce. ¿A qué grupo perteneces? Yo soy de salado, siempre siempre, pero he de decir que tengo mis momentos dulces, así que algún desayuno dulce...caerá!

Si eres de salado, es fácil, puedes permitirte comer un par de tostadas integrales con pavo y queso, o jamón serrano, simplemente, no te pases con el embutido. Y bueno, un bikini para desayunar (sándwich mixto para el resto ;) ) a quién no le apetece? Pues es un desayuno saludable, evita la mantequilla y ya verás que está igual de bueno.

Para mis días de dulce, me encanta yogur con cereales...mmmm! Hace tiempo que me compré una yogurtera, así que es fácil, cojo un yogur casero (natural y sin azúcar) y añado unas nueces, un poco de avena y plátano o virutas de chocolate, un chorrito de sirope de agave, y ñam! Bueno y sano.

Tanto en el desayuno dulce como en el salado, siempre los acompaño de café con leche, ahora las diferencias de estos desayunos con lo que hacía antes:

  • Bikini: antes siempre usaba pan blanco y mantequilla. Solo quitarlo...he notado una gran diferencia, y no en el sabor! :)
  • Yogur: siempre compraba los yogures cremosos, azucarados, les ponía miel y cereales de chocolate, esto último no es malo, pero...todo lo anterior? ya os digo que la alternativa casera, es mucho mejor.
  • Café con leche: es mi único café del día, pero siempre con leche desnatada o de soja y cualquier edulcorante que no sea azúcar. ¿Habéis probado el sirope de agave? pues en el café también va perfecto.
Pues estas son mis dos alternativas de desayuno habitual. Luego tengo el desayuno de los sábados, en el que tiro la casa por la ventana, pero eso...lo dejo para más adelante.

Por cierto, no os olvidéis de el tentempié de media mañana, una fruta, unos frutos secos, unas tortitas de arroz o barritas de cereales, beber agua (mucha agua), infusiones...siempre dependiendo de lo que hayáis desayunado primero, pero eso sí, eliminad todas aquellas Kcal que no aportan nada como refrescos, embutidos, la bollería, o atacar al tarro de crema de cacao como si no hubiese un mañana...

Así que quién aún no haya desayunado, ya sabe que le toca. ¡Feliz día!